Archivo de la categoría: vida

La verdadera soledad

Si no valoras lo que tienes y lo que te rodea te sentirás solo toda la vida

Ayer alguien se río de mí porque según esa persona estoy “Sola” y yo pensé ¿sola yo?

No se imagina todo lo que me acompaña, la luna cada noche, el sol cada nuevo día, la música, las aves, la fe con la que me levanto cada mañana, la pasión con la que me levanto cada día hacer  lo que me gusta, las metas que me motivan a no rendirme jamás y muchas otras cosas.

Pensé también, ¿acaso no tener pareja es estar solo? ¿No tener hijos es estar solo? ¿No tener padres es estar solo? Entonces entendí que esa persona esta errada en su concepto de soledad.

Conozco personas que con parejas se sienten solos y buscan amantes para sentirse acompañados, conozco madres que teniendo hijos buscan la compañía de un hombre que las lastima, para no sentirse solas, conozco personas ricas con cosas tangibles, pero se sienten solas y personas que están rodeadas de personas y se sienten solos.

¿Y saben porque se sienten solas? Porque la soledad no es estar solo, es no valorar todo lo que te rodea,  yo no tengo novio, ni hijos, ni padre, ni madre, Pero sí que tengo algo muy valioso, Tengo  a Dios, me tengo a mi y soy mi mejor compañía porque conmigo viviré eternamente, nadie me conoce como yo, nadie más que yo sabe lo que quiero.

Entendí que muchos seres humanos están tan solo llenando su soledad con cosas externas, sin entender que la felicidad y tranquilidad emana de ti.

Yo estoy bien conmigo, y bien con el mundo, y si me encanta estar conmigo porque nos caemos muy bien, me conozco muy bien y se cómo hacerme feliz.

Invito a todos mis compañeros que lean este artículo en preguntarte ¿Te quieres? porque si es así, hazte feliz, No le debes nada a nadie te debes todo a ti, así que piensa que lo que quieres, lo que te mereces y regálatelo.

Y para finalizar citare una frase que me gusta y que ahora comprendo muy bien

“Si la soledad te incomoda, es porque aún no te conoces”

Anmusicana

 

Anuncios

Cuando no eres esa mujer de la que la gente se enamora

336397_4884082267101_607930387_o

Me tomó bastante tiempo darme cuenta de la razón. Y era bastante simple, casi para reírse.

Me han repetido una y otra vez que el amor verdadero debería de ser mi prioridad número uno en la vida. Me he visto condicionada a aceptar y creer que debo experimentar este amor, pero que todavía no estoy lista para ello. Todo con la esperanza de que llegue alguien que me diga las palabras mágicas.

Nunca he experimentado lo que se siente cuando una persona te confiesa su amor eterno. No es que nunca me haya enamorado. Es más, me he enamoré hasta la última fibra de mi ser. Pero nunca nadie se ha enamorado de mí. Nunca me ha pasado que alguien haya hecho algo tan romántico para mí, que haga que tiemble.

Me tomó bastante tiempo darme cuenta de la razón. Tal y como explica Harnidh Kaur, la razón por la que esto sucede es bastante simple, casi para reírse: Nadie se ha enamorado de mí porque no soy el tipo de mujer de la que te enamoras.

Soy complicada. No puedes simplemente tomar mi amor y empaparte de él. No, también tú tendrás que ceder, y eso te costará. Puede que decidas marcharte de mi lado porque encontraste a una chica que te satisface en vez de una mujer que te haga pensar.

No soy esa mujer a la que tienes que proteger, porque no soy tan frágil como para romperme. Estoy endurecida. Tengo cicatrices de batalla que quizás se parezcan a las tuyas. Y no me averguenzo de ellas. Son mías y son parte de mi historia.

Sí, probablemente sea esa mujer que respetas, o esa mujer a la que admiras. O la mujer que te gustaría encontrar en casa cuando llegues del trabajo. La mujer que buscas cuando necesitas fuerza y apoyo, pero no soy la mujer de la que te enamoras. No soy la chica con la que quieres pasar horas simplemente mirándola. Esa chica que es tan delicada, que te dan ganas de pelear contra el mundo por ella. No. Soy fuerte, tozuda y peleona. No voy caminar detrás de ti, voy a caminar contigo. Voy a empujarte tanto -o más- de lo que me empujo a mí misma.

No soy la mujer de la que te enamoras, soy esa mujer a la que aprendes a amar. Y me siento bien con eso, porque sé que, el día que alguien me diga que está enamorado de mí, será real. Será un amor por el que valga la pena luchar.

Y eso es lo que todos merecemos.

Por Candela Duato

CLAVES PARA SALIR ADELANTE

claves-para-salir-adelante
1. DISTINGUIR:

Entre aquello que depende de nosotros y lo que depende de otras personas o circunstancias sobre las que no se tiene control. Centrarse en lo que uno puede hacer o decidir.

2. NO RESIGNARSE:

Adoptar una actitud activa. Confiar en que las soluciones irán surgiendo paulatinamente, momento a momento, día a día.

3. PERMITIRSE:

Sentir la frustración o la emoción intensa, pero no dejar que esta se apodere de nosotros y nos paralice.

4. ALIMENTAR LA ESPERANZA:

Ella nos da la fuerza para seguir adelante. Pensar que todo es posible, que todo saldrá bien. Que el sufrimiento no dura eternamente.

5. EVITAR CREARSE EXPECTATIVAS:

Exigir que los acontecimientos sucedan como uno desea nos conduce a la frustración.

6. BUSCAR LA BELLEZA:

Incluso en las situaciones más duras. ¿quién ha dicho que lo “malo” es solo malo? Es mejor dejarnos sorprender por la vida.

7. CUANDO LA CIRCUNSTANCIA ADVERSA HAYA CONCLUIDO O DURANTE LA MISMA:

fijarse en todo cuanto se ha hecho para resistir y resolverla. Disfrutar, si surge, de la sensación de triunfo.

8. PREGUNTARSE:

Qué ha significado la experiencia para uno y qué se ha aprendido con ella.

Por: Alfonso León

ESTO YA LO HE VIVIDO ANTES

¿Cuántas veces no hemos podido escuchar esta frase? El déjà vu es una experiencia común y recurrente, la cual se asocia a los sueños y la precognición.

Los hilos de tiempo y de la vida pueden llegar a entrelazarse de modos completamente inesperados y únicos, lo cual se condensa en eventos prácticamente fantásticos pero completamente reales. Así es el caso de déjà vu, experiencia en la que alguien siente que está viviendo nuevamente un evento, el cual está íntimamente ligado a la precognición e incluso la capacidad de prever ciertas cosas que se cree que ya se ha vivido.

Prácticamente todas las personas han vivido esa extraña experiencia de ya haber vivido algo o de haber estado en un lugar que nunca antes se ha visitado, la cual consiste en la breve experiencia tanto psíquica, emocional y sensorial que se siente que se ha repetido, esto junto con la sensación de extrañamiento ante el suceso.

Existen explicaciones de todo tipo para este evento. La ciencia apunta a dos posibles explicaciones: la primera es que el funcionamiento de la memoria a corto plazo y el de largo plazo, lo que ocasiona que lo que se viven en el presente se almacene en la memoria y sea leído como un recuerdo; por lo tanto, hay un traslape de información en nuestra memoria; la segunda explicación sugiere que el cerebro muchas veces no tiene un percepción muy clara sobre todos los detalles de todo lo que almacenamos en nuestra memoria, por lo que cuando suceden eventos similares, lo asociamos inconscientemente  y creemos que es algo que ya hemos vivido. En cualquiera de los casos, tratar de replicar un déjà vu en un laboratorio es muy complicado, por lo que aún no se cuenta con toda la certeza necesaria para afirmar categóricamente cualquier conclusión.

Otras explicaciones más versátiles y menos ortodoxas sugieren que nuestra vida no es recta, que empieza en un punto y que termina en otro, sino que es cíclica, por lo que al morir y regresar a esta existencia, nuestro inconsciente y nuestros recuerdos dormidos de nuestras vidas anteriores se activan al entrar en contacto con otra persona con la que ya hemos vivido o al visitar algún lugar en el que ya estuvimos en otra vida.

Otras personas afirman que el déjà vu es producto de una capacidad extrasensorial, en la cual una persona tiene su tercer ojo (con el que es capaz de percibir otro tipo de vibraciones sutiles) abierto, por lo que podrá ver algún evento futuro o es susceptible a la precognición.

También se asocia este tipo de sucesos a los sueños, que sería en el recuerdo que queda de éstos. Considerado la experiencia onírica como un proceso ligado a los viajes astrales, es posible considerar que nuestra mente ya haya vivido de algún modo esa experiencia.

Nuestra mente aún es un misterio para nosotros mismos, aún hay muchos secretos que yacen ocultos en los laberintos de ella. El déjà vu es uno de ellos. Sea producto de una premonición o de una falla de nuestra memoria, lo que es un hecho es que ante uno, no podremos evitar decir “siento que esto ya lo viví”.

Por Alejandro RE

Las cuatro leyes de la espiritualidad

cuatro-acuerdos-espiritualidad

Dicen que existe un breve momento en la vida en el que te sientes más perdido que nunca y que ese es el momento de un encuentro. Un encuentro contigo mismo, con tus abismos, con tus miedos, con tu alma.

La espiritualidad va más allá de lo material y lo terrenal. No es una religión ni una doctrina, la espiritualidad es cuidar y mimar nuestro interior, dejar que nuestro corazón salte los abismos que crea nuestra mente y cultivar nuestros valores humildemente.

Dicen que si este texto llega a tus manos, no es por casualidad, sino porque hay algo que necesitas comprender. Estas son las cuatro leyes de la espiritualidad de la filosofía hindú…

1. La persona que llega a tu vida siempre es la persona correcta

Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevan mucho pero, no habrá quien no deje nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

Jorge Luis Borges

Nadie llega a nuestra vida por casualidad. Todas las personas que nos rodean están ahí por algo, incluso las personas tóxicas. En cada intercambio y en cada momento, todos nos aportamos algo.

Vivimos en un mundo con tonalidades grises. No todos somos siempre alumnos o siempre maestros. Cada uno de nosotros aporta algo positivo, aunque sea a través de un rasgo negativo, como por ejemplo algo que no aguantamos o que nos hace daño.

Las personas somos siempre linternas en la oscuridad. Hay personas más representativas que otras pero todas, sin excepción, tienen algo que decirnos. Por eso, con el tiempo llegamos a agradecer las piedras de nuestro camino, tales como que alguien nos complicara la existencia en un momento dado o que nos apoyara fielmente.

Todo, absolutamente todo, suma en la vida. Esta es la razón por la que debemos tener una buena predisposición hacia los demás y no desestimar ningún aprendizaje.

2. Lo que sucede es la única cosa que podría haber sucedido

Somos una casualidad llena de intención

Nada de lo que acontece en nuestras vidas podría haber sido de otra forma. Desde que pasó lo que pasó ya es lo único que podía haber pasado. Lo que nos sucede es lo que nos tiene que suceder, lo adecuado en cada momento y a través de lo cual tenemos que extraer un significado concreto.

Estamos acostumbrados a pensar en lo que podría haber sido, en crear situaciones hipotéticas en las que actuábamos de otra manera y, como consecuencia, obteníamos otro resultado.

Cada cambio genera situaciones impredecibles, por esto, debemos aceptar que lo que sucede ya lo ha hecho y no hay otras posibilidades. Lo hecho, hecho está. Cada uno de nuestros comportamientos generará en nuestro entorno una cadena secuencial de acontecimientos que marcan nuestro camino.

No nos amarguemos con lo que podíamos haber hecho y no hicimos, cada cosa tiene su momento y lleva su tiempo asumir los aprendizajes necesarios. Como dicen, no puedes hacer una maratón si antes no caminaste y no puedes caminar si antes no gateaste. En definitiva, no podemos evitar dar los pasos necesarios en la vida.

3. Cualquier momento en el algo comience es el momento correcto.

No esperes que llegue el momento perfecto… Toma el momento y hazlo perfecto.

Lo que comienza lo hace en el momento adecuado siempre, ni antes ni después. Lo nuevo en nuestra vida aparece porque nosotros lo atraemos y estamos preparados para verlo y disfrutarlo. Entendiendo esto, aceptaremos que cuando la vida pone algo en nuestro camino tenemos que disfrutarlo.

4. Cuando algo termina, termina

Deja fluir, no te aferres a nada ni a nadie, todo tiene su momento en nuestras vidas y también tiene un porqué

Solemos estar atados a un sinfín de historias y emociones. Decir adiós duele, pero cuando algo termina mantenerlo a nuestro lado es un ejercicio de masoquismo que generará un gran malestar y múltiples dependencias e inseguridades.

Seguir adelante y avanzar es la mejor opción para enriquecerse y no sufrir. Recuerda que la persona más influenciable con la que hablas cada día eres tú. Ten cuidado entonces con lo que te dices a ti mismo y fluye con la vida.

Por: Raquel Aldana

A veces es buena la soledad

soledad

Los seres humanos somos animales sociales por naturaleza. Desde el preciso instante que uno nace, ya se ve “obligado” a interactuar con sus semejantes para así asegurarse su supervivencia y existencia. Por ejemplo, el hecho de llorar es innato y sirve para pedir comida, atención o indicar que al bebé le pasa algo. Con el tiempo, este acto se va cambiando por una serie de sonidos que finalmente se convierten en nuestro idioma materno, que se aprende simplemente escuchando a los demás.

Cuando ya alcanzamos la niñez y la pubertad, siempre se quiere formar parte de la “masa” a toda costa para así no quedar excluido. Sin embargo, a pesar de que a casi cualquier persona le gusta relacionarse con los demás, también hay que saber estar solo cuando la ocasión lo requiera. Y es que, disfrutar de la soledad, puede aportar también grandes beneficios.

Aprovecha la soledad para cuidarte

Mucha gente toma esos momentos de soledad (por ejemplo, al romperse una pareja) como una situación de desánimo, y que quieren superar cuanto antes con cualquier persona que llene esa vacío emocional. Sin embargo, si ya sabes que vas a estar solo un tiempo, ¿Por qué no te adaptas a la situación lo antes posible? Una buena forma de conseguirlo, es descubrir nuevos hobbies, a formarte culturalmente, o simplemente para retomar viejas amistades. Recuerda que la soledad también te aporta mucha libertad que puedes utilizar en tu propio beneficio.

Un momento para la instrospección

No está mal eso de socializar y hacer amigos cada vez que se pueda. Es una forma de desconectar del estrés diario y aparcar nuestros problemas. Aunque, cuando llegues a casa después de un largo día de ocio, prueba lo siguiente. Túmbate en la cama y hazte a ti mismo las siguientes preguntas. ¿Estoy contento con lo que hago en mi vida? ¿Qué me gustaría cambiar de mí mismo? ¿Cuáles son mis objetivos a corto/largo plazo?” Esta son cuestiones muy profundas y que no está mal de vez en cuando “sacarlas a la luz” cuando se está solo.

Madurarás como persona

Ya hemos hecho este último. Y tras esto, lo que puedes hacer es ponerle solución a cualquier de tus problemas que te hayan surgido pensando en tu habitación. De esta forma, podrás conocer la raíz de los mismos y así solucionarlos con tus propios medios y nunca depender de nadie. ¿Y qué se consigue con esto? Convertirse en una persona mucho más independiente, fuerte emocionalmente y con una mayor autoestima.

Estar solo te ayuda a desprenderte mas fácil de los apegos, así maduraras en este sentido

Como habréis comprobado, la soledad puede aportar multitud de beneficios. Es importante aprovechar esta situación en la vida (motivada por la razón que sea) para “mimarte” mucho a ti mismo y no caer en la autocomplacencia o depresión.

Por: José Maria Tabares

Mi vida

Mi vida es algo complicada, diferente a una vida normal, no tuve familia y lo que soy es por mi, de lo que me siento orgullosa.

Mis días son muy diferentes y mis prioridades no son casarme ni tener hijos, quiero antes de dejar este mundo conocerlo, porque esta lleno de bellezas, de experiencias que quiero vivir y conocer

He aprendido algo que pocos saben, conocerme, prácticamente solo cuento conmigo, pero confió tanto en mi que se lo que quiero, se de lo que soy capaz y de lo que no.

Aveces siento duda, siento temor de estar sola y no contar con tanto, pero Dios ha estado conmigo siempre, siempre, en cada persona que se ha cruzado en mi camino, en cada experiencia, ha estado aquí conmigo, y el confía en mi por eso me dio esta vida, porque sabe lo fuerte y barraca que soy y sabe que soy capaz de lograr lo que me proponga.

Aveces me desespero, porque las cosas no salen cuando yo quiero; siento impotencia en esos momentos, pero miro atrás y veo que he pasado por ese momentos varias veces y no puedo obligar al destino porque el nos da lo que debe darnos cuando llega el momento y cuando estamos preparados para ello.

Y quiero invitar a los que lean mi articulo, a que vivan su vida, es suya; no de tu mamá, ni tu papá, ellos te la dieron para que disfrutaras de ella, no te la prestaron para que la cuidaras por ellos, ni tus amigas pueden presionarte, tu vida es tuya; ellos tienen la suya y si dicen que ¿porque no te has casado?, ¿porque no tienen hijos a su edad?, y te cuestionan tanto, no des importancia, Nadie puede decidir por ti, y nadie puede decidir lo que te debe gustar, solo tu, así que Vive tu vida y no dejes que nadie decida por ti, ni cuestione TU VIDA, es TUYA

Anmusicana