Archivo de la etiqueta: Relacione

Mi mensaje al amor

todo mi amor para ana

El amor, me dicen que es el más bello sentimiento del que puede disfrutar una persona, Pero el amor no es para todo, el amor es para los que les llega y por eso ojalá sepan valorarlo.

Quería conocerlo pero siempre me fue negado, quería compartirlo, pero no eran tan atractivo para los demás,

Analice si era algo mío, pero no descubrí que no, que este amor miente, es interesado, es superficial y se puede comprar. Así que decidí tener el amor solo tenerlo para mí.

Intente demostrarlo una y otra vez, pero las personas con las que quería compartirla, lo confundieron con lo que no era

He amado, solo me he amado a mí y no porque sea egoísta, sino que mi amor es puro y no he encontrado a nadie que conozca la pureza del amor y quiera compartirlo conmigo

Las personas confunden el amor con dependencia, con apariencia, con sexo, con belleza física, con dinero, conveniencia y la lista siguen…

Y no para mí nada de eso es amor, yo no amo de esa manera y por no amar de esa manera no he amado a nadie solo a mí misma

Porque solo deseo verme feliz, compartir mi alegría, mi tristeza hasta mis rabias, pero superar conmigo todo porque lo principal es vivir y ser feliz.

Así que renuncio a ese amor y seguiré amándome como sé hacerlo sin necesidad de aprobaciones, apariencia, precio, ni belleza seguiré amándome como soy.

“Todo mi amor, para Ana”

Por: Anmusicana

Anuncios

Cuando dejé de saber de ti

Cuando dejé de saber de ti

Nos convertimos en extraños con una historia en común.

Ya llevamos mucho tiempo separados y la verdad es que muchas veces sigo pensando en ti. En cómo estarás y en qué cosas estarás haciendo, o si ha pasado tiempo suficiente como para haberme olvidado, porque yo no lo he hecho y dudo que algún día lo haga.

Enamorarme de ti fue todo un viaje, en donde aprendimos a conocernos y en donde me conocí a mi misma como mujer. Te quise. Fuiste  el primer amor  y aún llevo guardada tu esencia, tus recuerdos y nuestro pasado.

Los dos seguimos con nuestras vidas y si bien hubo un largo tiempo en donde yo seguía sabiendo sobre ti, eso cambio meses. Fue en ese momento, donde quise capturar la escena donde nos conocimos por primera vez, porque supe en ese instante que luego de dejar de saber de ti y tú de mí, nos convertiríamos en extraños con una historia en común. El día en que supe que ya no sabría más de ti, más te pensaba, tratando de retenerte en mi mente porque aún no estaba preparada para dejarte ir y tampoco para sacarte de mi corazón.

Sin embargo, cuando dejé de saber de ti, comencé a saber de mí. Vi a una persona en el espejo con potencial, con características que podía explotar no sólo para si misma sino para otros. El no saber de ti, con el tiempo dejó cierto espacio en mi mente para pensar en mi, conocerme a mi misma como alguien único en este mundo y permitirme salir adelante, cogiendo las nuevas oportunidades que la vida me estaba ofreciendo.

Hasta el día de hoy no sé nada de ti y sigo pensándote, pero como un bello recuerdo y agradecida de haberte conocido, compartir contigo  y haber sentido ese bello sentimiento que solo he sentido por ti. Me regalaste bellos momentos que siempre estarán en mi.

por: Romanet Acevedo  Adaptado por: Anmusicana

Ha pasado el tiempo y solo se que Te quiero

Nos encontramos y nos perdimos sin nunca notarlo.

Quise escribirte esto porque aún sigo pensándote.

Me gustaban tantas cosas de ti, me gustaba tu sonrisa, tu alegría, tu voz , me gustaba observarte cuando hablabas y los aportes que hacías. Siempre me perdía en tus ojos.

Pero parece que todo lo bueno también tiene su parte negativa, casi como un complemento. Había partes de ti que no alcanzaba a comprender y otras tantas que me hacían alejarme un poco.

La distancia fue una de las cosas más dolorosas que tuve que enfrentar. Creí que podríamos llegar a tener una linda historia pero tú decidiste lo contrario, como para ayudarte en todo momento, como para apoyarte en cada meta que te propusieras.

No me permitiste ser esa persona que te diera palabras de aliento, que te motivara cuando quisieras rendirte. Quería ser eso para ti y mucho, mucho más. También quería que fueras esa persona en la que pudiese confiarlo todo, la persona a quien le contara todas mis metas.

Quería que fueras esa persona con la que compartiría bellos momentos, nuevas experiencias y  que fuéramos un apoyo mutuo, Entiendo tu decisión, y la acepto, no se puede obligar a nadie a sentir un sentimiento por otra persona, yo no cause en ti, lo que tu causaste en mi.

Solo quería compartir lo que sentí,  y recuerda, “cuando andes por ahí en este mundo recuerda que alguien guarda su amor para ti”

por: Alana Arango, Adaptado por : Anmusicana

Cuando no eres esa mujer de la que la gente se enamora

336397_4884082267101_607930387_o

Me tomó bastante tiempo darme cuenta de la razón. Y era bastante simple, casi para reírse.

Me han repetido una y otra vez que el amor verdadero debería de ser mi prioridad número uno en la vida. Me he visto condicionada a aceptar y creer que debo experimentar este amor, pero que todavía no estoy lista para ello. Todo con la esperanza de que llegue alguien que me diga las palabras mágicas.

Nunca he experimentado lo que se siente cuando una persona te confiesa su amor eterno. No es que nunca me haya enamorado. Es más, me he enamoré hasta la última fibra de mi ser. Pero nunca nadie se ha enamorado de mí. Nunca me ha pasado que alguien haya hecho algo tan romántico para mí, que haga que tiemble.

Me tomó bastante tiempo darme cuenta de la razón. Tal y como explica Harnidh Kaur, la razón por la que esto sucede es bastante simple, casi para reírse: Nadie se ha enamorado de mí porque no soy el tipo de mujer de la que te enamoras.

Soy complicada. No puedes simplemente tomar mi amor y empaparte de él. No, también tú tendrás que ceder, y eso te costará. Puede que decidas marcharte de mi lado porque encontraste a una chica que te satisface en vez de una mujer que te haga pensar.

No soy esa mujer a la que tienes que proteger, porque no soy tan frágil como para romperme. Estoy endurecida. Tengo cicatrices de batalla que quizás se parezcan a las tuyas. Y no me averguenzo de ellas. Son mías y son parte de mi historia.

Sí, probablemente sea esa mujer que respetas, o esa mujer a la que admiras. O la mujer que te gustaría encontrar en casa cuando llegues del trabajo. La mujer que buscas cuando necesitas fuerza y apoyo, pero no soy la mujer de la que te enamoras. No soy la chica con la que quieres pasar horas simplemente mirándola. Esa chica que es tan delicada, que te dan ganas de pelear contra el mundo por ella. No. Soy fuerte, tozuda y peleona. No voy caminar detrás de ti, voy a caminar contigo. Voy a empujarte tanto -o más- de lo que me empujo a mí misma.

No soy la mujer de la que te enamoras, soy esa mujer a la que aprendes a amar. Y me siento bien con eso, porque sé que, el día que alguien me diga que está enamorado de mí, será real. Será un amor por el que valga la pena luchar.

Y eso es lo que todos merecemos.

Por Candela Duato